Transporte por carretera: “Inspecciones en carretera de vehículos comerciales”

“Asegurar “la correcta sujeción de la carga” en los vehículos comerciales es esencial para la seguridad vial”
Artículo Técnico:
D. Francisco Díaz Cerrato
Consultor Nacional – Área de Prevención de FREMAP-Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, nº 61

Entre los objetivos de la Unión Europea para el año 2020, destacar en esta ocasión el que prevé la mejora de las condiciones de seguridad en las vías de tránsito de la UE: la meta de conseguir reducir el número de víctimas mortales en las carreteras de la UE en relación a los datos de accidentalidad registrados en 2011. Todo ello bajo la perspectiva de la «visión cero» que consiste en que la UE se aproxime, de aquí a 2050, a la meta de «cero muertes» en el transporte por carretera.

Para conseguirlo, se considera necesario establecer unos controles más estrictos y aleatorios en orden a garantizar que los vehículos que circulan por las carreteras cumplen con la normativa, lo que permitirá mejorar la seguridad vial, reducir las emisiones contaminantes y evitar la posible existencia de una competencia desleal en el seno del transporte por carretera, contribuyendo de esta forma a un transporte y una movilidad segura, sostenible y sin perturbaciones.

Entre otras muchas cuestiones, se establece como punto fundamental sobre el que incidir, “la correcta sujeción de la carga” al considerarla aspecto esencial para la seguridad vial, cuya disposición debe garantizar que permanece perfectamente impedida a cualquier movimiento derivado de los propios del vehículo en el que va transportada, así como cumplir lo contemplado en cuanto a la disposición de la carga en el artículo 14 del Reglamento General de Circulación, aprobado por el Real Decreto 1428/2003 de 21 de noviembre.

Hace más de un año fue publicado en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 563/2017, de 2 de junio, por el que se regulan las inspecciones técnicas en carretera de vehículos comerciales que circulan en territorio español.

El citado Real Decreto tiene como objeto regular las condiciones en las que se deben realizar las inspecciones técnicas en carretera de los vehículos comerciales que circulen por el territorio español, siendo aplicable a todos aquellos cuya velocidad nominal sea superior a 25 km/h y se encuentren incluidos en las siguientes categorías:

  1. Vehículos de motor diseñados y fabricados principalmente para el transporte de personas y sus equipajes, con más de ocho plazas además de la del conductor – vehículos de las categorías M2 y M3.
  2. Vehículos de motor diseñados y fabricados principalmente para el transporte de mercancías, con una masa máxima superior a 3,5 toneladas – vehículos de las categorías N2 y N3.
  3. Remolques diseñados y fabricados para el transporte de mercancías o de personas, así como para el alojamiento de personas, con una masa máxima superior a 3,5 toneladas – vehículos de las categorías O3 y O4.
  4. Tractores de ruedas de la categoría T con una velocidad nominal máxima superior a 40 km/h, utilizados principalmente en vías públicas para el transporte comercial por carretera.
  5. Vehículos comerciales ligeros de la categoría N1 con un peso inferior a 3,5 toneladas dentro de los controles e inspecciones que se puedan realizar a este tipo de vehículos.

En lo referente a las inspecciones a llevar a cabo, distingue dos tipologías:

  • Inspección Técnica inicial en carretera.

En base a los resultados de la inspección, el inspector decidirá si el vehículo o su remolque deben someterse a una inspección técnica más minuciosa en carretera.

Consiste en una intervención inesperada llevada a cabo a un vehículo comercial, en la vía pública, por la autoridad competente en materia de tráfico o bajo su supervisión.

  • Inspección Técnica minuciosa.

Se llevarán a cabo por unidades móviles o se realizarán, a la mayor brevedad posible, en una de las estaciones ITV fijas más próximas, en función de la disponibilidad de medios y alcance de la inspección.

Actuación dirigida a cubrir los apartados enumerados en el anexo II. Ámbito de la inspección técnica en carretera, teniendo en cuenta a modo particular, la seguridad de los frenos, ruedas, neumáticos, chasis y emisiones contaminantes.

Una de las novedades introducidas por el Real Decreto es el mínimo número de inspecciones técnicas iniciales, determinado por un porcentaje representativo de los vehículos matriculados en España, de modo que contribuya de manera significativa al cumplimiento de objetivo europeo de que cada año el número total de inspecciones técnicas iniciales en carretera en la Unión Europea, corresponde como mínimo, al 5% del número total de aquellos vehículos que estén matriculados en los Estados miembros.

Otra de las novedades es la implantación de un sistema de clasificación de riesgos a fin de clasificar a aquellas empresas operadores que tienen un mal historial en cuanto al cumplimiento de lo exigido en la normativa. Esta clasificación podrá utilizarse para controlar de manera más estricta y con mayor frecuencia a las empresas clasificadas con riesgo alto. El Anexo I. Elementos del sistema de clasificación de riesgos indica los criterios a seguir para determinar la clasificación.

Aunque quizás una de las novedades técnicas más significativa, es la especial referencia a la inspección de la sujeción de la carga, así como las clases de deficiencias que pueden detectarse en función de su gravedad y el seguimiento al que habrán de someterse a efectos de que sean subsanadas. Aspectos que hasta la fecha de entrada en vigor de este Real Decreto carecían de regulación precisa.

Esta parte de la inspección tiene como objetivo comprobar que la estabilidad de la carga no supone un riesgo para la seguridad de las personas, la propiedad o el medio ambiente. Las comprobaciones a llevar a cabo se podrán realizar en todas las situaciones de funcionamiento del vehículo, incluidas las de emergencia y las maniobras de arranque cuesta arriba.

El Anexo III. Sujeción de la carga detalla los principios aplicables a la sujeción de la carga, así como lo relativo a la inspección de dicha sujeción.

Sujeción de la carga
Imágenes de la NTP 1038. Dispositivos de sujeción de equipos de trabajo y cargas diversas sobre vehículos de transporte: seguridad

En lo referente a los criterios aplicables indica que dicha sujeción deberá soportar las fuerzas generadas por la aceleración/deceleración del vehículo:

  • En el sentido de marcha: el peso de la carga multiplicado por 0,8, y
  • en sentido lateral: el peso de la carga multiplicado por 0,5, y
  • en sentido contrario al de marcha: el peso de la carga multiplicado por 0,5, y
  • en general debe impedir la inclinación longitudinal o transversal de la carga.

Para el reparto de la carga deberán tenerse en cuenta las cargas máximas de eje autorizadas, así como las cargas mínimas de eje necesarias dentro de los límites de la masa máxima autorizada del vehículo, en consonancia con la legislación sobre pesos y dimensiones de vehículos.

A la hora de sujetar la carga, se tendrán en cuenta los requisitos de resistencia de algunos componentes de los vehículos como los puntos de amarre frontales, laterales, traseros, teleros cuando se utilicen para tal fin. Podrá utilizarse uno o varios de los siguientes métodos de retención para sujetar la carga:

  • Enganche,
  • inmovilización (local/general),
  • amarre directo,
  • amarre superior.

Además, el anexo incluye una relación de normativa específica que debe aplicarse:

normas

Para la correcta interpretación de las normas aplicables y métodos de cálculo puede resultar de interés la NTP 1038. Dispositivos de sujeción de equipos de trabajo y cargas diversas sobre vehículos de transporte: seguridad, elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST).

Ayudas para la sujección de la carga

En cuanto a la identificación de las deficiencias, la inspección se llevará a cabo mediante una evaluación visual en la que se comprobará el uso correcto del número necesario de medidas adecuadas para sujetar la carga o la medida de las fuerzas de tensión, el cálculo de las fuerzas de tensión, de la eficiencia de la sujeción, así como la verificación de los certificados, en su caso.

Las deficiencias se clasificarán como:

  • Deficiencia leve. Cuando la carga está sujeta correctamente, pero cabría formular recomendaciones en materia de seguridad.
  • Deficiencia grave. Cuando la carga no ha sido sujeta suficientemente y cabe la posibilidad de un desplazamiento o vuelco significativo de la carga o de partes de la misma.
  • Deficiencia peligrosa. Cuando se pone en peligro directo la seguridad del tráfico debido al riesgo de pérdida de la carga o de partes de la misma, por un peligro derivado directamente de la carga o por la puesta en peligro inmediata de personas

Hay que tener en cuenta que, ante la existencia de varias deficiencias, dado que cabe esperar que el efecto combinado de las mismas las refuerce, el transporte se clasificará en el nivel de deficiencia superior.

Para la evaluación de las deficiencias el inspector podrá aplicar las normas dispuestas en el cuadro 1 de este anexo.

Como complemento a este artículo, os invitamos a visualizar el video para la prevención de los trastornos musculoesqueléticos realizado con la colaboración de entidades representativas del sector de transporte de mercancías por carretera.

"Si condices, estira"
Para ver el vídeo puedes clicar sobre la imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s