“No es lo mismo tener Cero accidentes, que reducir la siniestralidad hasta llegar a Cero accidentes”

“Inversión en prevención; un beneficio para la empresa y los trabajadores”.

Entrevista a:

D. Eduardo Zubiaurre.
Gerente – Managing Director.

D. Manuel Ledo.
Jefe de Calidad y PRL.
Entrevistados por Emilio González. Área de Prevención de FREMAP

Quienes nos dedicamos a la prevención de riesgos laborales, con independencia del ámbito desde el que lo hagamos, somos plenamente conscientes que no es lo mismo tener Cero accidentes en la empresa, que reducir la siniestralidad en la empresa hasta llegar a Cero accidentes.

¿Cuáles son las fortalezas que a priori consideráis que están favoreciendo la implantación de la prevención de riesgos laborales en vuestra empresa?

Manu Ledo, responsable de PRL de JAZ, identifica con claridad cuando se detectaron los problemas que inquietaban a la empresa: “hace 21 años, había un problema serio de accidentes físicos, relacionados sobre todo con la seguridad de las máquinas, en la empresa”. Todo ha cambiado mucho desde entonces, “a mí, se me contrató para dedicarme al 100% a prevención de riesgos laborales, y hablamos de una empresa de 60 trabajadores”.

El primer paso estaba dado: la dirección de la empresa había decido integrar la prevención en su sistema de gestión; lo hizo contratando y nombrando a un “Trabajador designado” para conformar la organización preventiva.

Las fortalezas se han ido consolidando en el tiempo. La primera meta que se plantearon fue la formación, empezando por el propio Trabajador Designado, que cursó en 1998 el primer Máster de Prevención de la Universidad de Mondragón. Manu Ledo todavía recuerda que se encontraba como un ser extraño, a la par que afortunado, realizando esta formación en la que todos sus compañeros pertenecían a grandes empresas con plantillas de 2.000 personas.

Empezamos a construir nuestro propio sistema de prevención de riesgos ayudados por FREMAP, que no tenían estructura en Éibar ni en los alrededores. Los técnicos de la Mutua venían de Donostia; nos ayudaban con las tareas de seguridad y de higiene. Apoyados por ellos empezamos a hacer diagnósticos sobre las máquinas, a analizar los accidentes…

Para mí, afirma, la primera gran fortaleza de esta empresa es la estrategia empresarial, que los dueños de la empresa estén implicados en el tema de la prevención, que ellos quieran una empresa segura. Quieren que las personas que están en la empresa estén bien. Para ello dedican muchos recursos, nos salimos del cumplimiento formal de la ley. Hacemos muchas cosas, dedicamos recursos materiales y de organización en la empresa que luego repercuten en una motivación de las personas, en hacer bien las cosas, en que todo el mundo adopte esa cultura preventiva, que se usen las protecciones, realizan inspecciones…

Podemos resumir nuestras fortalezas básicamente en:

  • Implicación de la gerencia.
  • Implicación de las personas que trabajan en la empresa, que han adoptado esa cultura que hemos intentado crear.

Somos una empresa de 60 personas, pero se han hecho esfuerzos como por ejemplo desarrollar formación ergonómica para los trabajadores en función de las tareas de su puesto de trabajo, complementada con la realización de ejercicios guiados por expertos en gimnasio, escuelas de espalda y vídeos sobre los puestos de trabajo.

Todo ello nos ha hecho alcanzar los cero accidentes, evitando también enfermedades profesionales. Esto ha sido posible porque los trabajadores se pusieron la camiseta de la salud laboral.

Nosotros empezamos a hacer auditorías en el año 2.000. Comenzamos haciéndolas cada cuatro años, pero luego decidimos hacerlas cada 2 años, a pesar de que no era obligatorio. El auditor nos alentó a profundizar un poco más en el sistema certificándolo según OHSAS 18001.

Se siente el orgullo de las personas de esta empresa en cuanto a la prevención de riesgos laborales se refiere. El trabajo de todos estos años se está viendo reflejado en los resultados, está dando sus frutos.

Hace muchos años que no tenemos accidentes físicos. Ahora nos centramos en los ergonómicos. En nuestra población estaban apareciendo, con el paso de los años, una serie de enfermedades: síndromes de túnel carpiano, tenosinovitis… Con rotaciones, con ayudas mecánicas, entre otras, lo hemos controlado.

¿Eduardo, qué es lo que ha hecho a los trabajadores de JAZ ponerse “la camiseta de la prevención” que comentabas?

Eduardo Zubiaurre, comparte la opinión de Manu y así nos lo transmite. Para él, si los trabajadores han decidido hacer suya esta gestión y sumergirse en esta cultura preventiva es porque ven que es algo importante, que redunda en su propia seguridad y en su salud. También porque, como en otros ámbitos de la empresa, esta se basa en la colaboración, en el trabajo conjunto. Han visto que la empresa da importancia a la prevención, que ellos son muy conscientes de que son los máximos interesados en que esas medidas, ese entorno seguro y saludable, se vayan consiguiendo en la empresa.

No ha sido algo inmediato. Ha sido un recorrido de más de 20 años donde se ha visto que la apuesta de la empresa era seria, que se daba importancia a esta temática; primero por respeto a las personas que trabajan en la empresa, hay que tener unas condiciones saludables; y también por una cuestión económica, más relacionada con los resultados más materiales. Somos conscientes de que estas son verdaderas inversiones que además de en la salud de los trabajadores redunda en rendimientos económicos de productividad, de disminución de bajas…, también sociales, de relaciones…, es decir, redunda en beneficio de todos.

Somos una empresa que tiene la voluntad de ser un referente, quizá no en tamaño, pero sí en hacer las cosas bien, con calidad; en ofrecer un buen servicio a los clientes, así somos reconocidos en el mercado. Queremos ser referente en sacar productos novedosos que den respuesta a las necesidades de nuestros clientes. Somos una empresa inquieta. Por la dimensión que tenemos siempre hemos intentado tener sistemas de gestión lo más avanzados posible; en calidad siendo una de las primeras de las industrias de nuestros sector que a nivel mundial consiguió la ISO, y cuando hemos detectado algún déficit hemos intentado dar respuesta al mismo. La prevención no ha sido una excepción en este sentido. Se le ha dado la misma importancia y siempre con seriedad, dándole relevancia a la formación, sistematizando la prevención, inversión y cultura, además de adaptación de puestos de trabajo.

Todo este recorrido de 20 años, en el que hemos realizado un importante esfuerzo, nos ha llevado a que en el año 2013 obtuviésemos el reconocimiento de OHSAS. Este reconocimiento más público o social te va animando a mantener la tensión.

La realidad es que hemos ido cubriendo etapas; primero dando respuesta a las necesidades más graves, más drásticas, de atrapamientos físicos; alguna declaración que tuvimos en su día de enfermedad profesional; a medida que avanzábamos en la mejora de unas situaciones, íbamos abordando otras. Hemos trabajado mucho en el aprovisionamiento de medios mecánicos, en rotaciones, en medidas sensibilización y formación.

Ahora vamos abriendo la mente a otro tipo de realidades que seguramente la sociedad actual va teniendo y que también en el ámbito del trabajo nos afectan: los aspectos psicosociales, la salud integral de las personas. Para nuestra empresa es necesario que las personas se sientan integradas, que le den sentido a lo que hacen, porque además de ser un objetivo empresarial somos conscientes de que redunda en la salud en la seguridad, siendo un aspecto más de la prevención. Lo que intentamos es aplicar nuestra cultura al ámbito preventivo.

Me hablas del resultado, pero ¿cuál fue el inicio? ¿Cuándo empieza esta forma de pensar, cómo se detecta la necesidad de integrar este respeto al trabajador en la cultura de la empresa?

Esta es una empresa de 93 años; seguro que entonces se daba menos importancia a la salud. Es algo razonable y racional. También ha influido la evolución de la sociedad; el reconocer las realidades que vienen; cada vez hemos ido adquiriendo una mayor sensibilidad. No solo es una cuestión de cumplimiento legal, somos plenamente conscientes de que hay que tener unas conductas de trabajo seguras. Nadie tiene porque salir mal parado por venir a trabajar, no se puede perjudicar a la salud.

Nuestro punto de inflexión fue el año 95, cuando incluimos en la plantilla una persona para que se dedicara a todo lo referido a la prevención de riesgos.

Manu, reflexiona. –Sí, ese año fue muy importante, los principios fueron muy complicados, las máquinas no estaban diseñadas pensando en la seguridad de los trabajadores, ni en la ergonomía, ni nada de eso. El cambio importante fue el cambio en la forma de pensar de las personas. Al principio, yo era como una piedra en el zapato. La gente no entendía que hubiera que poner un resguardo, una pantalla. Me decían, no quiero eso, quítalo. Era una lucha con mantenimiento, con los propios trabajadores, porque todo implicaba cambios, aprendizajes… Pero se empezaron a dar cuenta de que era bueno para todos. Y esto nos llevó a otro escenario.

¿Qué es lo que ayuda a ese cambio de mentalidad o cultura de los trabajadores y mandos de la empresa?

Continua, Manu, yo lo he relacionado con el hecho de que Eduardo, o JAZ Zubiaurre, se toma muy en serio la prevención de riesgos laborales. No es que se quede en cumplir la norma, va mucho más allá, y eso la gente lo percibe, lo sabe y lo valora a su manera. En la prevención de riesgos, conseguir que la plantilla valore lo que se está haciendo es muy importante. Les da motivación y satisfacción.

Eduardo, insiste, este reconocimiento es motivo de satisfacción para todos. Es cierto que en nuestro sector de actividad de industria metálica, con procesos de fabricación de productos metálicos en los que hay procesos de montaje y demás, donde la realidad de las condiciones de trabajo ha sufrido una revolución, con grandes mejoras. Nosotros hemos sido capaces de adaptarnos a esa evolución. Cuando nuestros trabajadores comparan con otras empresas del sector donde no se ha producido esta adaptación, las diferencias son evidentes. Y esto también les hace sentirse más satisfechos de las condiciones en que trabajan.

Esta satisfacción que se traduce en menos bajas, menos absentismo, menos coste, es compartida por todos. Es una inversión que desde todos los puntos de vista es rentable.

Habláis de motivación, ¿esta motivación, surge por la implicación que la empresa tiene con la salud de los trabajadores, la apoyáis con incentivos de algún tipo?

Aquí, en la primera fase, en los primeros años, había incentivos a la producción, unidos a la productividad. Muchas de estas medidas de adaptaciones, adecuaciones de las máquinas, etc., que hemos tenido que ir implementando, en ocasiones deterioraban la productividad, la rapidez de ejecución de las operaciones, pero bueno, con el tiempo se fue corrigiendo y ya está. No tenemos un incentivo material, en este ámbito. Sí es algo que medimos, informamos, comunicamos, lo vamos celebrando de forma natural. Y lo que sí es cierto es que redunda en un buen clima laboral, en que haya buenas relaciones. La gente está centrada en hacer muy bien su trabajo.

También es cierto que el contenido del trabajo se ha enriquecido muchísimo. Podemos decir que, de ser casi operarios de control de una máquina orientados al control de la productividad de la misma, han pasado a un nivel de capacitación tal que pueden utilizar máquinas que son mucho más sofisticadas, que requieren más atención y nivel de conocimiento. Hacen cambios, preparaciones, órdenes de mantenimiento, inspecciones de seguridad, mantenimiento preventivo. Los trabajadores dedican una parte de su trabajo, en concreto 5 horas, a la producción; el resto de su jornada la utilizan para las labores que describía anteriormente.

Los trabajadores se ven más preparados y más valiosos profesionalmente hablando. Un tercio de la plantilla de producción tiene un elevado nivel de formación en prevención, tenemos recursos preventivos, y muchos compañeros con el nivel básico. Los trabajadores se implican y hacen sugerencias de mejora con naturalidad.

Habéis comentado que se ha producido una reducción del absentismo tanto profesional como el de origen común. ¿Consideráis que la forma de trabajar con esa implicación hacia la salud de los trabajadores redunda positivamente en el absentismo que tanto preocupa a las empresas?

Es un elemento más. No sería muy coherente tener en la empresa un discurso de atención a las personas, de que las personas son lo más importante, de que contamos con ellas, y al mismo tiempo generar una realidad en la que las condiciones de trabajo no fueran acordes a ese discurso. Las políticas de esta empresa intentan favorecer el compromiso, la implicación y el trabajo en equipo a todos los niveles (se intenta a nivel retributivo, por ejemplo, incluir esquemas de variabilidad, de adecuación del salario a resultados, al desempeño,…). Nuestro discurso solo se sustenta si mantenemos unas condiciones de trabajo seguras y saludables. Lo contrario sería negativo para la empresa.

Lo que se ha hecho en prevención ha venido por detrás de otros ámbitos, pero se ha hecho de forma seria, consecuente. Así nos lo reconocen en las auditorías. Pero esto no nos satisface. Seguro que aún tenemos que seguir trabajando para conseguir acercarnos a la salud integral; en ayudar a que nuestros trabajadores puedan sentirse bien en la empresa.

Otro aspecto que habéis puesto en valor, es el mantenimiento preventivo, ¿este tipo de trabajo tiene un reflejo en la siniestralidad laboral?

Manu, no tiene ninguna duda. El mantenimiento preventivo es el aliado imprescindible en la empresa para una acción preventiva eficaz.

Al principio costó un poco, pero desde el momento en que empezaron a darse cuenta de los resultados, el área de mantenimiento se convirtió en el mejor aliado de la prevención. Hubo un hecho que nos ayudó mucho: la consecución de la certificación OHSAS. A partir de ese momento la implicación en prevención del personal de mantenimiento, desde el jefe a todos los trabajadores, ha sido total, lo que nos ha hecho obtener unos resultados francamente positivos. Han interiorizado que con su buen trabajo pueden evitar accidentes y para ellos esto es un motivo de orgullo.

A vuestras instalaciones entran otras empresas proveedoras, ¿Qué criterios y dificultades encontráis en la Coordinación de Actividades Empresariales (CAE)? ¿Contáis con un procedimiento de actuación CAE?

Tenemos 12 contratas habituales, de las cuales 9 cumplen a la perfección. Sin tener que decirles nada te mandan todo actualizado; lo cumplen todo, incluso cuando vienen aquí a prestar el servicio correspondiente.

Nos gusta reunirnos en nuestras instalaciones con los proveedores con los vamos a compartir centro de trabajo para que conozcan de primera mano el lugar en el que van a tener que trabajar. Esto nos ayuda a la hora de decidir, por ejemplo, si hay que poner un recurso preventivo o no.

En nuestro caso, son solo tres empresas las que generan una cierta “distorsión”, en el sentido de que tenemos que estar detrás de ellos; les llamas y les dices que tienen que cumplir y les cuesta enviarte la documentación que se requiere; al final te lo mandan pero tienes que andar detrás de ellos. Pero nuestros proveedores habituales ya saben qué nivel tenemos con nuestras contratas y nos mandan las cosas automáticamente, nos facilita la CAE.

Nuestro auditor es muy riguroso también en este sentido; uno de sus puntos fuertes es la CAE. Esto en realidad te ayuda; por donde pueden venir los mayores accidentes es precisamente por la falta de coordinación.

Nosotros tenemos aquí una cubierta y tenemos labores de electricidad; tenemos una plataforma elevadora en propiedad, gracias a que Eduardo, hace 5 o 6 años, se convenció de la necesidad de tenerla, para que la utilice tanto nuestro equipo de mantenimiento, como todos los que vienen de fuera y tienen que realizar labores de cambiar una maquinaria. Intentamos que quien viene de fuera tenga mínimas posibilidades de accidentarse.

Una de las características que se cumplen en las empresas con menos problemas en la CAE es que tienen proveedores habituales. De hecho, quien desarrolla correctamente la coordinación, suele manejar ese tipo de terminología: proveedores habituales, proveedores no habituales.

¿Tenéis establecido en vuestro procedimiento de actuación CAE algún sistema de “sanción” para forzar al proveedor al cumplimiento de vuestra norma?

Si, por supuesto. Si viene un proveedor, nuestro recurso preventivo mira si cumple con lo que se ha establecido; si no cumples, no trabajas; debes tener los medios y debes de cumplir la evaluación de riesgos.

Eduardo, ¿podemos decir que la prevención de riesgos laborales es una realidad en esta empresa?

Si quieres tener una organización alineada, comprometida, con personas valiosas que den lo mejor de sí mismas, casi todos los días, no todos…que menos, que trabajen con seguridad y salud ¿no?

No sé si es impresionante, pero desde luego si muy necesario, hoy en día para ser competitivo y efectivamente hacer que las personas que trabajen contigo sean valiosas y aporten, que aporten sobre todo materia gris, voluntad, ideas, actitud, más las otras condiciones, debes tener medios, recursos, herramientas de trabajo adecuadas. Es difícil que sea de otra forma. Depende de qué actividad tengas. Cuando estás en una industria con medios mecánicos, procesos, transporte y manipulación de materiales, tienes que poner los medios.

¿Consideráis que la Mutua puede aportaros algo en materia de prevención?, ¿Cómo valoráis la aportación de FREMAP?

Yo solo os voy a decir una cosa: no sois la única Mutua en el mercado; aquí vienen muchos a ofrecer su servicio. Después de mucho tiempo seguimos trabajando con vosotros; desde luego yo estoy convencido de que hay elementos importantes para que esta empresa haya hecho este camino contando con vosotros. Desde aquí también mi enhorabuena y mi felicitación por el trabajo que hacéis.

Por su parte, Manu, nos hace otra aportación: en el mundo actual en el que vivimos en el que deportista se rehabilita rápido, nos gustaría conseguir que los trabajadores pudieran llegar a rehabilitarse tan rápido como ellos. Aquí las personas se rehabilitan muy lentamente y creo que eso es mejorable.

Os agradezco muchísimo que nos hayáis atendido y vuestra acogida. Ha sido un placer conocer a un empresario que sabe exactamente lo que ocurre en su empresa en prevención, como nos ha demostrado Eduardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s